6.jpg

Las crisis de subsistencia eran los periodos de escasez de alimentos producidos por las malas cosechas, que al no poder recurrir a eficaces sistemas y medios de transporte ni disponer de acceso a mercados integrados de dimensión, como mínimo, nacional, producían hambrunas.

Estas hambrunas producían a su vez sus propias consecuencias: por un lado desnutrición, enfermedades, mortalidad catastrófica por encima de la ordinaria, ya muy elevada; y por otro lado descontento y estallidos sociales y conflictos que se extendían al ámbito político, militar e incluso ideológico.

Son propias de la época preindustrial, con modos de producción precapitalistas (esclavismo, feudalismo, modo de producción asiático) y predominio absoluto de la agricultura y ganadería en la producción.

Los ciclos económicos, en esas circunstancias, se reducían a los ciclos naturales (fundamentalmente ciclos climáticos) y a la mejor o peor adecuación de los sistemas productivos a ellos (mediante el aprovechamiento intensivo o extensivo de las tierras de cultivo, rudimentarias mejoras técnicas, etc.).

La disminución de los rendimientos (ley de los rendimintos decrecientes) producida por el aumento de la presión de una población creciente sobre un medio ambiente limitado puede explicar la mayor parte de esas crisis de subsistencia, siguiendo el esquema que propuso Malthus (trampa malthusiana).

Las crisis cíclicas propias del capitalismo tras la revolución industrial tienen explicaciones totalmente diferentes.

Cultura

Debido a su diversidad étnica y religiosa. La cultura del país es el resultado de un mosaico entre las tradiciones indígena, india y europeas. La cultura de los nativos tiene características entre melanesias y polinesias, aunque experimentó cambios debido a la cristianización.

El deporte preferido en el país es el Rugby, habiendo participado el equipo nacional en varios campeonatos del mundo. Por otro lado, también existe una selección de fútbol, situada en el puesto 150º de la clasificación mundial de la FIFA.

Su mejor participación en un torneo internacional fue un tercer puesto en la Copa de Oceanía de 1998.